lunes, agosto 19, 2013

Hermenéutica 7 - El Método Correcto de Interpretación

EL MÉTODO CORRECTO


Es evidente que la interpretación correcta dependerá de varias cosas.

No consiste solamente en tener una actitud correcta al comenzar los estudios. Para llegar a conclusiones correctas es necesario tener el Método Correcto.

Toda la sinceridad, reverencia, humildad, la oración no llegarán necesariamente a conclusiones correctas si el intérprete no sigue el método correcto. Conceptos equivocados nos llevarán a conclusiones equivocadas sin ninguna veracidad histórica y doctrinal.

El método correcto se ha determinado mediante un proceso de eliminación. A continuación veremos tres métodos de interpretación, los tres tienen cosas buenas y cosas malas. Si se aplican rígidamente los errores en éstas se hacen muy claros. Pero queremos aclarar que estos tres métodos son incorrectos. Al final daremos el método correcto.


EL MÉTODO RACIONALISTA

Consiste en someter toda la Escritura al juicio humano para determinar la validez o historicidad de sus declaraciones. Da por hecho que lo sobrenatural no existe y que todo se debe someter al uso de la razón. Pretende ser el método "científico" por haber eliminado lo sobrenatural. Pero este principio viola el verdadero método científico, comenzando con prejuicios, por ejemplo. No se permite al científico juzgar lo que investiga.

Los que usan este método juzgan de antemano a la Biblia. Uno de los mayores errores consiste en decir que los milagros de la Biblia no fueron mas que eventos "naturales", explicables mediante las leyes físicas y por cosas que los autores no "incluyeron" en sus escritos. Para los racionalistas; los escritores sagrados no escribieron sus relatos con el fin de "engañar" (no lo hicieron a propósito), sino con la creencia de que "relataban" la verdad.

Los racionalistas dan respuestas ingeniosas a los milagros de Jesús, por ejemplo: La alimentación de los cinco mil (Mateo 14:13), cuando caminó sobre el mar (Mateo 14:22), y muchos más. Si seguimos el prejuicio de los racionalistas, veremos que ellos "tienen explicaciones" racionales para todos los eventos sobrenaturales en la Biblia, y cuando no pueden dar respuesta, dicen que el texto bíblico no es "correcto", que contiene "interpolaciones", o definitivamente dicen que "miente."

Dios nos dio inteligencia, podemos emplearla en el libre examen de la Biblia, pero no para burlarnos de la Biblia escudándonos tras de algo con "apariencia de ciencia." Este método es el menos recomendable al estudiar la Biblia (hermenéutica), sobre todo para aquellos que apenas empiezan a interpretar la Biblia. Recordemos que la razón no está peleada con la fe, sobre todo cuando existe una mente sana y obediencia a la revelación de la Palabra de Dios.


EL MÉTODO ALEGORICO-MISTICO

Los que aplican éste método consideran que toda (o al menos parte de ella) la Biblia fue escrita como una serie de "alegorías", y que hay que darle (o encontrar) a la Biblia un sentido "escondido" o "espiritual."

Este método tuvo su origen entre los griegos que trataban de explicar sus propios mitos y leyendas. Los creyentes de Alejandría, incapaces de explicar ciertas clases de dificultad de la Biblia, acudieron a este método para recomendar la fe cristiana a aquellos que menospreciaban el cristianismo. A pesar de que muchos se opusieron (especialmente la iglesia de Antioquía), éste método fue aceptado y ha influido hasta la fecha. La Iglesia Católica Romana y sus doctrinas se fundan en éste método de interpretación.

Muchas de las sectas modernas emplean éste método, pues parece aclarar todas las aparentes contradicciones bíblicas. Hay que tener mucho cuidado pues este método en engañoso, ya que si hacemos de lado el sentido literal del texto, no hay necesidad de cuidar la exactitud histórica de la Biblia. Este método nos puede hacer caer en grandes errores doctrinales.

Un ejemplo de como es mal empleado éste método, lo encontramos en libro de Daniel y su experiencia en el foso de los leones. Este método dice que Daniel "no" estuvo "literalmente" preso en el foso, sino que estaba preso por la "tentaciones" y "debilidades" de los hombres (estas circunstancias eran "los leones"), y que las tentaciones (leones) no dañaron a Daniel porque tenía su fe en Dios, y que sus enemigos, como no tenían la fe de Daniel "cayeron" ante las "tentaciones." La lección para ellos es esta: Que el hombre con su fe puesta en Dios puede "vencer en la vida."

En ciertas partes de la Biblia podemos alegorizar (en el terreno moral y espiritual), pero siempre tenemos que dar por sentado la autenticidad histórica, porque si no la tomamos en cuenta, estamos dando una falsa interpretación. En la Biblia hay alegorías, pero también en la Biblia se aclara que es una alegoría y que no se deben tomar al pie de la letra, un ejemplo de esto está en Gálatas 4:24. Este método hace a un lado el sentido verdadero de las escrituras.


EL MÉTODO DOGMATICO

Su nombre se deriva de la palabra griega (dogma), que significa: enseñanza. En cierto sentido todas las doctrinas cristianas son dogmas (pero la gente le tiene miedo a la palabra dogma porque se ha enseñado en forma intransigente). Las sectas y la Iglesia Católico Romana usan éste método oficialmente. La forma en que presenta la Iglesia Católica éste método parece razonable, pero se reserva el derecho exclusivo a la misma iglesia católica a usarlo.


EL MÉTODO GRAMATICO-HISTORICO

Este método evita los tres errores citados anteriormente. Este método requiere que se intérprete de acuerdo con las características del lenguaje, especialmente de los idiomas originales de la Biblia y del idioma al que fue traducida. Considera además que la Biblia es un libro histórico, que es "históricamente auténtico": es decir; que la Biblia no está compuesta de fábulas, leyendas, mitos, tradiciones, mentiras, ni cosas similares.

Este método es realmente el más antiguo de todos, en cuanto a la historia de interpretación bíblica, pues se puede comprobar su existencia desde antes del segundo siglo después de Cristo.

Los llamados padres de la iglesia (en especial en Antioquía) lo usaron, los reformadores Lutero y Calvino le dieron impulso a éste método en la reforma, haciendo énfasis sobre los idiomas originales, demostrando que el entendimiento correcto de éste método aclara adecuadamente su sentido, que tenía que ser básicamente literal y no alegórico o anecdótico.


4 PASOS PARA EL CORRECTO ESTUDIO DE LA BIBLIA

Antes de entrar a las reglas de la Hermenéutica es importante que veamos como debemos estudiar correctamente la Biblia, así que veamos 4 pasos que nos ayudarán a hacerlo:


#1 OBSERVACIÓN

Esto responde a la pregunta: ¿Qué vemos aquí?

El estudiante de la Biblia investiga el texto como si fuera un detective; no hay detalle que no tenga importancia, se investiga hasta el más mínimo detalle.

Luego se enumeran cuidadosamente todos los descubrimientos para permitir una meditación y comparación posterior.


#2 INTERPRETACIÓN

Hacemos esto para responder a la pregunta: ¿Qué significa esto?

En este paso el intérprete bombardea el texto con preguntas tales como: ¿Qué significado tenían estos detalles para las personas a las cuales fue dirigido este pasaje? ¿Por qué motivo dijo esto el autor? ¿Cómo funciona esto? ¿Cuál es la idea principal que trata de comunicar el escritor?


#3 CORRELACIÓN

Esto nos sirve para responder a la pregunta: ¿Cómo se relaciona esto con todas las otras cosas que dice la Biblia?

El estudiante de la Biblia debe ir más allá de un simple examen cuidadoso del pasaje en si.  Debe coordinar su estudio con todo lo que la Biblia diga acerca del mismo tema.

Una interpretación correcta y precisa de cualquier tema bíblico tendrá en cuenta todo lo que la Biblia diga acerca de ese tema.


#4 APLICACIÓN

Esto nos sirve para responder a la pregunta: ¿Qué significa esto para mí?

Esta es la meta hacia la cual apuntan los tres pasos anteriores. Como dijo cierta vez un perito en estos asuntos: "La observación y la interpretación sin su correspondiente aplicación es un embarazo malogrado".

La Biblia es Dios hablándonos. Su palabra requiere respuesta. Esa respuesta no puede ser otra que una obediencia plena a la voluntad revelada de Dios.






No hay comentarios.: