martes, octubre 31, 2006

El Bautismo con el Espíritu Santo 3

Como Recibir el Bautismo con el Espiritu

Lo primero que necesitas es saber que Dios lo ha provisto para ti.

Efesios 5:18 dice: “Sed llenos del Espíritu Santo;” esto es un mandamiento que Dios le hace a todos los creyentes.

¿Cómo puede pedirte Dios que hagas algo si es que no lo ha provisto para ti?

En Hechos 2:39, Pedro, dijo refiriéndose al Espíritu Santo: “Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare.”

Hechos 2:39 (Versión Amplificada)
39 Porque la promesa [del Espíritu Santo] es por ti y para ti y tus hijos, y por y para todos los que estén lejos, [inclusive] por y para todos los que el Señor nuestro Dios invite y les ofrezca que vengan a El.

La promesa es para todos, no es solo para el tiempo de los apóstoles, si Dios te ha ofrecido la salvación y tu la has aceptado, entonces el Bautismo del Espíritu Santo es para ti. Dios ya te proveyó el Bautismo del Espíritu Santo.

Lo segundo que debes hacer es pedirlo.

En 1 Juan 5:14-15 dice: “Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquier cosa que le pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.”

Hemos visto que la voluntad de Dios es que todos los creyentes reciban el Bautismo del Espíritu; así que si lo quieres solo debes pedirlo y el te lo dará.

Lucas 11:13 nos dice esto mas claramente: “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?”

Yo tengo cuatro hijos, yo los amo y quiero que tengan las mejores cosas; ¿cuánto más Dios?

En este pasaje Dios nos dice que si le pedimos el Espíritu Santo nos lo dará, que estás esperando para hacerlo.

Haz esta oración ahora:

Padre Celestial te pido conforme a tu Palabra que me des el Espíritu Santo. Creo que en este momento soy Bautizado con el Espíritu, en el nombre de Jesús, amén

Lo tercero que debes hacer es creer que recibes.

En Marcos 11:23 dice: “Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.”

Si le has pedido algo a Dios debes creer que ya lo has recibido; que ya es tuyo.

Es como cuando tienes ganas de comerte una pizza y llamas por teléfono a la pizzería para que te envíen una a tu casa. Tu sabes que antes de 30 minutos estará en tu casa, ¿no es cierto?

De la misma forma que sabes que esa pizza llegará a tu casa, debes de estar seguro que ya tienes lo que le has pedido a Dios.

Al momento que oras debes creer que el Espíritu Santo ha entrado en tu interior, y que has sido bautizado en el Espíritu Santo.

Lo cuarto que debes hacer es escuchar en tu interior el nuevo idioma que Dios te da.

Hemos visto que la señal inicial del Bautismo el Espíritu Santo es hablar en lenguas. Al momento que crees que has recibido el Bautismo del Espíritu, vas ha escuchar en tu interior un idioma que no conoces, puede que sea una frase, una palabra o una sílaba.

Cuando mis hijos nacieron ellos no me dijeron un día: “Hola Papi, hoy día he empezado ha hablar.” No ellos empezaron diciendo “pa,” “ma,” luego dijeron “mamá,” “papá,” y después poco a poco fueron añadiendo palabras a su vocabulario.

Igual ocurre a veces cuando una persona recibe el Espíritu Santo, he visto personas que empiezan diciendo “ba,” o “abba” y luego empezaron a hablar poco a poco de una manera fluida.

Otras personas recibirán una palabra, una frase o un idioma, no importa lo que recibas, es algo sobrenatural que viene de Dios.

Cuando yo recibí empecé ha hablar un idioma, pero esa fue mi experiencia; Dios es un Dios personal, y El hará algo especial para ti.

Lo quinto que debes hacer es actuar en fe.

En Hechos 2:4 dice: "Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas según el Espíritu le daba que hablasen.”

Este punto va ligado con el anterior. El Espíritu Santo les dio las palabras que hablasen. Fueron palabras que salieron del interior de ellos; fueron cosas que vinieron de su interior. Pero, fueron ellos los que la hablaron.

Tu acto de fe es hablar las palabras que salen de tu interior. Tu tienes que decirlas.

No ores en tu idioma nativo, o en alguno que ya conoces, empieza ha hablar ese idioma que Dios te ha dado.

Una vez que los has recibido continúa hablándolo una y otra vez, recuerda que es una experiencia continua.

No hay comentarios.: